La piel que habito

Cuando un intento de manifestación artística es tan raro, posmoderno, original, incatalogable o extraño como esto uno tiene el riesgo de perderse y no saber como valorar un perro tan verde.

Y es que tanto esta como la última que nos hizo el Alex de la Iglesia son dos piezas enfermas dignas de estudio.

Y con el bisturí en la mano vemos que Elena Anaya esta requetehermosa y que el enorme lienzo digital con el que el doctor la espía es una solución visual tan bella como inquietante.

El resto es una puesta de huevos sobre la mesa.
Un decir: soy el Almodóvar y tengo huevos para hacer esto.
Y me paso cuatro pueblos porque puedo y porque me pone el hacerlo.

Pues muy bien chiquillo, pero… ¿para que?

Igual que las últimas películas de Vicente Aranda parecen obra de un viejo verde con parafilias, este juego del manchego es al final solo eso: un juego en el que puedes entrar o quedarte fuera, pero mas allá de tigres brasileños u orgías de pijos en el jardín uno busca el porque, la esencia, la conciencia que el realizador desea despertar debajo de una situación vertebral tan desagradable, de una historia tan rematadamente enferma.
Cual es el premio que compense el tránsito por este infierno.

Y uno encuentra nada. Solo atrevimiento, pirueta y vacío.

Ni venganza, ni obsesión, ni supervivencia, ya que en un intento de agarrar todos los peces se olvida de trabajar la profundidad que requeriría cualquiera de ellos y uno queda de manos vacías y sin nada que llevarse al buche al expirar el metraje.


Nada se invoca que revierta en sentido.


La gente en la urbe o el poblacho sobrevive a diario al mal rollo del periódico del bar y de la radio del coche. Luego, al meterse en la cueva sobrevive al mal rollo del televisor. Y luego, como rizando el rizo, se busca un rato de ocio y se mete en una sala a alimentarse de mas mal rollo.

Cuando uno se alimenta de mierda sin descanso, al final revienta.

Pelis como Babies te hacen respirar.
Incluso las pelis bien duras si tiene un norte y el director guía la brújula y si encima van acompañadas de un hipnótico pulso poético se disparan hacia lo hermoso, como el caso de Déjame Entrar.
Son películas nutritivas. Alimento para el alma.


Pero películas como La piel que habito o Balada Triste de Trompeta son obras catárticas de partes enfermas de realizadores perdidos, que en lugar de luz nos abren cuartos de tortura que encerraban en su mente y ahora son de dominio público.

Pues muy bien, pero ¿para qué?


Esto de La piel que habito es un juguete infantil en el fondo.
Es la obra de un niño que no sabe ni porque rueda.

El resultado de una obsesión, de un guión trabajado en el tiempo, tanto que en el transcurso uno se olvida hasta de qué esta contando y porqué lo cuenta.



Es el producto propio de una sociedad enferma.
Una sociedad de creadores enfermos que alimentan espectadores enfermos.

Con la que esta cayendo los cineastas aún tienen ganas de echar mas mierda a la bola del escarabajo.

Una cosa es el Michael Haneke que hace pelis como quien pega ostias y sus historias duelen pero también despiertan

Pero esta chiquillada que ahora es bandera de nuestro cine fuera del país es suffle deconstruido para que un ejercito de franceses hipnotizados aplaudan la gracia del niño que hace caquita.

…Y no darse cuenta que con este juego solo estamos alargando la fase anal.



22 comentarios:

  1. Respiramos aliviados cuando los franceses "adoptaron" a Victoria Abril.

    Cuánto más felices seremos cuando hagan lo mismo con Almodóvar...

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso que termines tu coprocrítica con la mención de la psicofase freudiana que tan bien parece desencajarse en tu (llamémosle) ano.

    :)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. A mitad de la película ya sabes lo que va a pasar y por qué ha pasado todo, y encima, el pesado del director insiste en contártelo.
    El personaje de Antonio Banderas no tiene ninguna profundidad, ninguna complejidad, está explicado de modo esquemático. Y es el más explicado.
    Hay múltiples detalles que reflejan esa superficialidad del guión, como el hermano brasileño o la actitud de la madre, etc.
    En fin, que aparte de lo que dices, con lo que coincido, encima le falta oficio, que es lo mínimo exigible a un director tan experto y galardonado.
    Un poco de vergüenza profesional le habría impedido distribuir esta película

    ResponderEliminar
  4. Un señor va al cine y cuando sale el león de la Metro dice: "Esta ya la he visto". Pues eso, esta ya la he visto, es otra de Almodóvar. Fin

    ResponderEliminar
  5. Con haber dicho que no te gusta el cine de Almodóvar, hubiese estado perfecto. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Pues debo ser una espectadora enferma.

    ResponderEliminar
  7. Lo que hay que leer... Con críticas como esta parece quedar claro que el cine murió cuando las películas de Disney y de cuentos fantásticos y con final feliz colapsaban las mentes de los que quieren vivir dormidos por miedo a ver algo que les haga sentir mal. La propuesta de Almodovar no solo es interesante, si no que es colosal debido al terror psicológico que infunde. Si lo que deseas ver es amor y felicidad, siempre estará el cine infantil, que tan buenas risotadas proporciona entre los más pequeños. Para los que nos gusta ver un tipo de cine que nos haga ir un poco mas allá, por muy duro que sea, tendremos obras como esta, rodadas dentro de nuestro país y con una calidad que muchas ya quisieran.

    Nunca había leído una crítica tan desafortunada de un espectador que debía creer estar viendo la nueva película de Pixar.

    ResponderEliminar
  8. La vi y me gustó. Tal vez esté un poco enfermo -no voy a ser yo el que lo niegue- o simplemente haya captado algo más que tú en la película. Creo, en todo caso, que uno debe limitarse a dar su parecer de las cosas. Cuando algo no nos gusta, no nos llena o carece de sentido para nosotros, puede que el problema no esté en ese algo, sino en nosotros mismos.

    Perfecto si dices que no te gusta. Delicado que digas que es una mierda.

    ResponderEliminar
  9. vale, no te gusta el cine de Almódovar, y nosotros somos un enfermo

    ResponderEliminar
  10. Exacto, las películas buenas se caracterizan, como mínimo, por la coherencia narrativa y la profundidad de sus personajes... A peli por año es inevitable caer en la mediocridad que dé de comer, pero no se puede negar que Almodóvar es un genio. Atame es magnífica, y algunas otras. Así como Woody Allen, cuyas pelis primeras son perfectas y las últimas copias residuales de estas primeras.

    ResponderEliminar
  11. Es un peliculón, no estoy muy de acuerdo con este artículo . Creo que lo único que Almodovar quiere conseguir con la película es que nos pongamos en la piel de alguien a quien le obligan a vivir en otro cuerpo, otra vida con la que no se siente identificado.
    La fotografía y la estética están muy cuidadas en la película, Antonio Banderas le da muchísima fuerza a el personaje y a la película y pesar de ser innovadora en todos los sentidos no deja de ser 100% Almodovar.
    Y bueno, con respeto a que la película es obra de un realizador enfermo y perdido... todos lo estamos alguna vez, y no por eso debe perder su valor, es un aspecto más del ser humano, a mí al menos no me horroriza.
    Pero bueno, los críticos siempre dándole vueltas a lo que no hay que darle, cosa que a veces no viene muy a cuento, ya que la creatividad a veces no tiene ni siquiera razón de ser.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  12. Habiendo siete comentarios, escribí uno. A estas alturas ya hay dos más y el mío sigue sin estar. ¿Se te ha colado o no te gusta? Porque entiendo que no habrá otro motivo para su ausencia, porque censurar sin causa está muy feo ¿eh?

    ResponderEliminar
  13. Como me pusieron verde cuando colgué mi crítica, creía que era la única que pensaba así, pero ya veo que no. Gracias.
    Yo aún no entiendo por qué se ha encumbrado a este "señor" de esa manera, pero en fin... Luego nos quejamos de la imagen que tienen de los españoles fuera de nuestro país.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno el blog. Te dejo el mio:

    http://lopezcinema.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Es verdad que a veces parece demasiado posmoderna. Pero es que Almodóvar es un posmo y también es verdad aunque no acabe de gustaros que ha dado en el clavo de la teoría queer, que es la indefinición del género y además del problema de la biopolítica del cuerpo desde un punto de vista estético-crítico con la ciencia actual. A mí lo que no me gusta es que se repitan los actores y es verdad que hay momentos en que se pierde el ritmo o el tempo del film. Pero si que creo que está pensada y aunque la epistemología almodovariana es que todo vale, una epistemología anarquista si que creo que ha creado una estética que oscila entre lo kitch y lo moderno. Pero pocas personas son tan subencionadas, Almodóvar desde la movida al estar asociado al PSOE no para de recibir subenciones millonariso y eclipsa al resto de autores.

    ResponderEliminar
  16. Esta respuesta es para Ignacio Benito.
    Almodovar es de los pocos cineastas de este país que se paga las películas el solito y que encima gana dinero con ellas en taquilla.
    Enterate un poquito antes de hablar, resalao.

    ResponderEliminar
  17. Esta respuesta es para Ignacio Benito.
    Almodovar es de los pocos cineastas de este pais que se paga el solito las películas y que encima gana dinero en taquilla con ellas.
    Enterate un poco de las cosas antes de hablar, resalao.

    ResponderEliminar
  18. No se por qué tanta crítica negativa del tipo sorpresivo. A ver señores, Almodovar es una marca. Es como un Rioja de Bodegas Bilbainas o una joya Tous. Tiene sus clientes y saben qué les espera. Y lo pasan bien. Genial. A mi Almodovar me aburrre soberanamente y "detesto" su cine. Así que no me dignaré a entrar en la sala ni criticaré su cine. Lo dejo para los osados.

    ResponderEliminar
  19. No se por qué tanta crítica negativa del tipo sorpresivo. A ver señores, Almodovar es una marca. Es como un Rioja de Bodegas Bilbainas o una joya Tous. Tiene sus clientes y saben qué les espera. Y lo pasan bien. Genial. A mi Almodovar me aburrre soberanamente y "detesto" su cine. Así que no me dignaré a entrar en la sala ni criticaré su cine. Lo dejo para los osados.

    ResponderEliminar
  20. Veo por aquí mucho lenguaje grandilocuente y mucho pseudointelectual, pero señores: si una peli no intriga ni entretiene ni aporta nada, pues qué queréis que os diga... Almodovar es Lo qué es, y de donde no hay no se puede sacar.

    A los que os quejais de que el blog es anti Almodovar simplemente deciros qué no entreis más y os dejeis de tonterías

    ResponderEliminar
  21. De acuerdo ciento por ciento con el gran catón

    ResponderEliminar
  22. Con todos mis respetos siempre, creo que no haces una verdadera crítica puesto que te quedas en lo superficial y no utilizas demasiado el bisturí que tan al caso para esta película viene.

    Opino que el director manchego tiene tanto aciertos como fallos en cuanto a películas pero "La piel que habito" realmente merece un vistazo mucho más profundo.

    No hablas en absoluto de las implicaciones morales que nos pone Almodóvar en la palestra, tanto científicas como emocionales.

    También decir que a mi sí que me parece una película de terror psicológico. Cuando se menciona este género tan solo se asocia a historias de espíritus o de asesinos que dejan una escena completamente manchada de sangre. En esta película el psicópata no va con máscara, no utiliza un arma emblemática, tan solo vemos el rostro real del miedo. Y es ahí donde es efectivo. Creo que produce un miedo auténtico (no de ese tipo en el que las quinceañeras pasan tres días sin dormir) y que el director se atreve a reflejar (con locura, secuestros, deformaciones, violaciones, etc.) y que muchos otros prefieren omitir porque es demasiado duro.

    En lo que estoy de acuerdo contigo es en el fallo monumental de la historia de la madre y el hermano. Simplemente me parece un error ya que a mi parecer es un intento de añadir profundidad y más dramatismo al personaje de Banderas. Creo que los acontecimientos que crean y definen a su personaje son los de su mujer y su hija, creo que más allá todo sobra.

    Independientemente de que parezca buena o mala (esto que tan subjetivo es) creo que lo que tienen muchas de las películas de Almodóvar es que nunca te dejan indiferente.

    ResponderEliminar